Pastoral Juvenil
Bienvenidos a la página oficial de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Rancagua.  
  Home
  Quiénes Somos
  Decanatos
  2º Sínodo Diócesano
  Mensaje de Nuestro Pastor
  Diócesis de Rancagua
  Equipo DPJ 2012
  Noticias
  Tú noticia, tú opinión
  Jóvenes Misioneros de Cristo
  Misión Continental
  Puquillay 2010
  Puquillay 2011
  Calendario de Actividades 2010
  JMJ Madrid 2011
  Sitios de Interés
  Encuestas
  Foro DPJ
  Galería de fotos
  Contacto
DPJ Diócesis de Rancagua Realizado por Andrés Moreno Bilbao. Web Master
Mensaje de Nuestro Pastor

12 de Junio del 2011

LA VENIDA DEL ESPÍRITU

Hoy celebramos la solemnidad de Pentecostés, es decir, de la efusión del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Es el segundo domingo más importante del año litúrgico, en donde los cristianos tenemos la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo. En su reflexión de este domingo, nuestro Obispo Diocesano, monseñor Alejandro Goic Karmelic, nos aconseja sobre cómo vivir esta fiesta

- Monseñor, ¿cuál es el significado de la solemnidad de Pentecostés?
- Pentecostés, para la fe cristiana, marca el inicio de la acción de la Iglesia. Después que Jesús resucitó y volvió al Padre, señaló a sus apóstoles que debían ir por todo el mundo a anunciar el evangelio, enseñarlo y les entregó la promesa de que Él estaría con nosotros hasta el fin de la historia.

Y es en ese contexto que, cuando reciben el Espíritu Santo, estos hombres frágiles, débiles, pecadores, sin mucha cultura, se lanzan a cumplir esta misión gigantesca que Jesús les presenta, de ir por todo el mundo.

A casi dos mil años de este acontecimiento, vemos cómo se ha cumplido la promesa de Jesús. La Iglesia, a lo largo de su historia, ha vivido la santidad y el pecado, la gracia y la maldad humana y, sin embargo, continúa y continuará hasta el fin de la historia, porque es la promesa de Jesús.

Finalmente, la Iglesia es obra de Dios, del Espíritu Santo que la acompaña y la guía; y nosotros somos simples colaboradores del Misterio de Dios, que sigue realizando su obra en el mundo. Por eso, Pentecostés es una presencia permanente del Espíritu de Dios en su Iglesia a través de la fragilidad humana, para seguir diciendo y haciendo lo que Jesús dijo e hizo en cada tiempo de la historia.

- Don Alejandro, ¿cómo debemos vivir Pentecostés hoy los católicos? 
- En medio de nuestro mundo tan fascinante pero, al mismo tiempo, tan complejo, tenemos que creer que, como dijo Juan Pablo II en Chile, el amor es más fuerte, porque finalmente el Espíritu Santo es el amor, es la expresión suprema de Dios que se hizo presente en la historia humana. 

Por eso, cada cristiano que pertenece a la Iglesia está llamado a vivir en el amor, a respetar a los demás, a querer a los demás, a tener actitudes de bondad y misericordia ante todos los seres humanos, especialmente, hacia los más desvalidos, los más pobres, los más pecadores.

Donde hay amor, ahí está Dios. La Iglesia va a ser cada vez más fiel a Jesucristo, mientras más ame a sus hijos, mientras más tenga preocupación por los que sufren, por los pobres. Es en el amor que seremos conocidos como discípulos verdaderos de Jesucristo y ese amor es la fuerza del espíritu que habita en nosotros por la fe.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
09 de Abril 2011

Mensaje de los Obispos a los Católicos y al Pueblo de Chile
VERDAD, JUSTICIA, RECONCILIACIÓN Y PERDÓN

Al finalizar la 101° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, los obispos han entregado un mensaje a los católicos y al pueblo de Chile, en el que piden perdón a las victimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes y reconocen no haber actuado siempre con prontitud y eficacia.
        
“Expresamos nuestro profundo dolor por los casos pasados y recientes de abusos de menores y jóvenes, cometidos por miembros del clero y personas consagradas. Reconocemos que no siempre hemos reaccionado con prontitud y eficacia ante las denuncias. Manifestamos nuestra cercanía y solidaridad con las víctimas de estos abusos y con sus familias, y hacemos nuestros sus sufrimientos. Les ofrecemos humildemente nuestra petición de perdón, el apoyo que podamos darles, además de nuestra oración. Extendemos nuestra petición de perdón a toda la comunidad eclesial por el mal ejemplo dado por algunos de sus ministros”, señala, entre otros puntos, el documento.

Y añade que “el sacerdote tiene como principal misión ser testigo fiel y creíble del Evangelio. No serlo y, peor aún, constituirse en un anti testigo es una traición a la vocación recibida y a la misión encomendada por la Iglesia. Entre las situaciones más repudiables en la vida y el ministerio de un sacerdote, se encuentra el autoritarismo, el abuso de poder, y el abuso sexual contra menores y jóvenes”.

A los sacerdotes que han fallado a su compromiso y han causado daño a otros, los obispos exhortaron a “hacer un examen de conciencia personal y a responder de sus actos delante de Dios, de la sociedad y de sus superiores”. Y les recuerdan que el papa Benedicto XVI les dice: “La justicia de Dios nos llama a dar cuenta de nuestras acciones sin ocultar nada. Admitan abiertamente su culpa, sométanse a las exigencias de la justicia, pero no desesperen de la misericordia de Dios” (Carta a los Católicos de Irlanda, 7).

Al mismo tiempo, los pastores de Chile tienen palabras de aliento para “tantos sacerdotes que, llevando “el peso del día y del calor” (San Mateo 20,12), sirven a la gente de tan diversas formas, conduciéndolas a una vida más plena en Cristo. A ellos les renovamos nuestra gratitud y estima, sabiendo también que el Pueblo de Dios ora por sus sacerdotes y les apoya, perseverando en la fe y la esperanza, aun en medio de las dificultades. Nos comprometemos a perfeccionar la selección y formación de los candidatos al sacerdocio, y el acompañamiento a los sacerdotes”.

Transparencia, verdad y justicia
También reflexionaron sobre el crítico escenario que vive la Iglesia tras la sentencia impuesta por la Santa Sede al presbítero Fernando Karadima. “Nos duele y preocupa que otros consagrados estén siendo involucrados en presuntos abusos a menores, un pecado abominable para la conciencia cristiana. De un modo especial nos estremece el impacto que, con toda razón, estas situaciones producen en nuestras comunidades y en la opinión pública”. 

Destacaron, asimismo los obispos, que el arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, ha realizado una petición de perdón a las víctimas, como también lo han hecho otros pastores ante situaciones similares en sus diócesis. “Ahora, como Asamblea Plenaria, todos con humildad nos adherimos a esta petición de perdón”, dijeron.

Algunas resoluciones
Ante esta situación y para enfrentar este tipo de delitos “aberrantes, hemos reformulado un Protocolo, elaborado el año 2003, estableciendo en forma pormenorizada los procedimientos del obispo diocesano y del promotor de justicia ante denuncias de abusos, conforme a la normativa de la Santa Sede”. 

Anunciaron, además, la creación de un organismo de la Conferencia Episcopal que oriente y dirija las políticas de prevención de abusos sexuales y ayude a las víctimas. Para ello solicitarán la colaboración a organismos de las universidades católicas, así como a destacados profesionales, para implementar programas concretos en: La atención psicológica y espiritual a víctimas de abusos sexuales; un programa de prevención, que capacite a agentes pastorales para responder ante signos de abusos de un menor o joven y que genere ambientes sanos y seguros para todos. Los niños deben también ser enseñados para reconocer situaciones de eventual abuso.

Finalmente, aseguran los pastores que “sólo permaneciendo en el amor de Cristo recuperaremos las confianzas mutuas y seremos capaces de seguir siendo luz que alumbra y da sentido a la vida de nuestro pueblo”.  

En este sentido, la próxima Semana Santa es un llamado a la conversión y “nos propone un camino de curación, renovación y reparación. Este camino nos exige una creciente verdad, justicia, reconciliación y perdón. (…) Confiamos que por medio de esta dolorosa experiencia de purificación y conversión, el Señor fortalezca el servicio que la Iglesia está llamada a ofrecer al Pueblo de Dios y a la sociedad chilena”.

Año 2012  
 

¿Te llegan las respuestas del formulario de contacto cuando te comunicas con nosotros?
Si 47.83%
No 52.17%
23 Votos totales


 
Publicidad  
   
Buscanos en Facebook  
  Dpj Diocesis de Rancagua

Crea tu insignia
 
Infórmate de noticias con Andrés M. en Twitter  
   
http://www.obispadoderancagua.com/  
   
Página amiga  
  www.regiondeservidores.es.tl Región de Servidores

Crea tu insignia
 
Hoy habia 1 visitantes (16 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=